Mientras un grupo de personas se encarga de contaminar y dañar el planeta, otro grupo de personas tienen la difícil tarea de buscar fuentes de energía alternativas, que perjudiquen al mínimo el medio ambiente y que sean económicas. En un nuevo estudio publicado en la revista quincenal de la